xxxLanguages
Login

 

 

Curso de formación reconocido por el Estado:

Iniciar sesión de usuario

Introduzca su nombre de usuario y contraseña para iniciar su sesión en el sitio web:

¿Ha olvidado su contraseña?

Cosmic Power® in action

El ser humano está rodeado por un campo bio-electro-magnético, por el cuerpo  energético.
Este cuerpo bio-electro-magnético es real y existe en todo lo que tiene forma. Es medible, tangible e incluso puede ser representado con dispositivos adecuadamente sensibles.
Nuestro cuerpo energético funciona como una antena. Las antenas físicas tienen un cierto rango de recepción y trasmisión. Nuestra antena bio-electro-magnética se encuentra en el espacio sin limitación alguna. Tampoco hay una limitación de tiempo. El cuerpo bio-electro- magnético-es simultáneamente un permanente transmisor y  receptor. Esto sucede con o sin nuestra alineación consciente en nuestros "registros akáshicos" en el cuerpo bio-electro-magnético.
Estamos constantemente rodeados y acompañados por nuestro doble cuerpo, el campo energético  bio-electro-magnético. Siempre llevamos toda nuestra historia con nosotros. Cada acción queda ahí registrada y archivada. Así somos, en definitiva, la suma de todo lo que hacemos o no hacemos.
A través de los sentimientos y pensamientos manejamos inconscientemente este campo.
Nuestro cuerpo bio-electro-magnético está constantemente en movimiento  y en un permanente intercambio de información con todo lo que existe. Al mismo tiempo se encuentra en un continuo ajuste de todos los eventos que se dan tanto en el nivel material como en el sutil. Los resultados de los mismos se revelan de acuerdo a la resonancia, a corto o largo plazo, en el cuerpo, en el éxito y en las relaciones.
Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado alguna vez. En todo lo que nos  está sucediendo a nos es regalado, estamos involucrados de esta manera. Siempre es nuestra  tarea, explorar nuestro malestar. Con ello se nos ofrece una oportunidad para el crecimiento personal en los diferentes niveles.
Cada una de nuestras cerca de 70 billones de células del cuerpo  están en una constante escucha y, en consecuencia, también son activas. Sólo por esta razón es imperativa la conclusión, que creamos nuestro destino  con cada pensamiento, cada sentimiento y cada acción. Si somos conscientes de ello y queremos lograr un cambio, es imprescindible vivir más consciente y responsablemente nuestra vida cotidiana. Este cuidado comienza con la selección de las palabras.

"En el principio era el Verbo", así dice  la Biblia. ¿Qué significa eso?

Si una palabra era el principio ¿qué poder tiene entonces una sola palabra? En busca del poder de la palabra rápidamente llegamos a un descubrimiento.

El SER HUMANO: ¿Un ordenador cósmico?

Podemos proporcionar la prueba con cualquier persona. Medimos el nivel de energía momentáneo.
Entonces a la persona, que hace el test, le decimos tres palabras desagradables. La prueba inmediatamente repetida, registra  una disminución de energía, dependiendo de las palabras, del 60-90% .
Luego podemos hacer el test  en dirección opuesta, repetir las más amorosas tres palabras y luego ver en el resultado inmediato, el incremento de energía de entre 70 y 90%.
Cosmic Power ® ofrece a todos la oportunidad de explorar los campos intangibles.
Sentir  y manejar físicamente el cuerpo bio-electro-magnético, poder leerlo, verlo y escucharlo. Reconocer la información desconocida e inconsciente, respetarla y poner atención a lo percibido. Admitir y comprometerse con esa información, tiene consecuencias de largo alcance  que se pueden dar al instante o incluso mucho tiempo después, para ambas partes. La duración de la conexión energética permanece en la misma frecuencia obtenida y conduce a muchas más posibilidades completamente nuevas, sin siquiera pensar en esa persona, en ese lugar, en ese evento específico.

Cosmic Ower en acción, posibilita:

o  en el plano físico, alivio del dolor y  curación

o  una re-configuración como acceso al re-conocimiento

o  cambio de carácter como resultado de practicar y reflexionar

o  un nuevo rumbo para la visión del mundo

El cuerpo puede perecer, el espíritu es eterno.