xxxLanguages
Login

 

Curso de formación reconocido por el Estado:

Iniciar sesión de usuario

Introduzca su nombre de usuario y contraseña para iniciar su sesión en el sitio web:

¿Ha olvidado su contraseña?

La paz

En un curso en Israel demostré las constelaciones. Había un hombre joven allí que dijo que él quería mirar antes de participar. Después del primer encuentro se mostró dispuesto a permanecer en el curso.

              Su familia había viajado una vez a Egipto. En la frontera un guardia egipcio disparó a su alrededor y mató a ocho niños israelíes, entre ellos la hermana del cliente. El tenía en ese momento ocho años de edad.

              Yo constelé esa situación: los niños israelíes abatidos, el guardia egipcio y el cliente.

              El cliente no quería mirar y se apartó. Nada se movió en él.

              Entonces hice que cinco niños palestinos que fueron muertos por israelíes se colocasen en el piso. De ese modo se produjo movimiento en el grupo. Algunos de los niños israelíes querían irse con los niños palestinos. Pero estos retrocedieron.

              Luego dispuse representantes para los padres de los niños israelíes asesinados y representantes para los niños palestinos asesinados.

              El guardia egipcio fue hacia los padres de los niños israelíes y lloró. El cliente fue hacia los padres de los niños palestinos. Ellos se abrazaron. Los niños palestinos se arrastraron sobre el piso hacia los niños israelíes.

              ¿Qué pudimos ver? Esos niños recién encontrarán paz cuando todos entren en nuestra mirada y ocupen un lugar en nuestro corazón.

 

Actuar

En la Biblia hay una historia. Una persona tenía cinco talentos y no hizo nada con ellos. Otro sólo tenía un talento y superó a todos los demás. Él le sacó provecho.

              Les cuento una historia más. Una persona viajaba en el camarote de un tren. Él yacía en la cama inferior y sobre él había una persona que todo el tiempo se la pasó murmurando para sí: “Qué hambre que tengo, qué hambre que tengo”. Por eso el que estaba en la cama inferior se levantó y le trajo algo de comer.

              Después de un rato el que estaba arriba volvió a hablar: “Qué hambre que tenía, qué hambre que tenía”.

              Yo me di cuenta que al prestar ayuda una sola cosa es importante, una cosa muy simple. Sólo hay un camino que nos conduce a la meta: poner a alguien en contacto con su madre y con su padre. Eso es todo. A algunos les resulta un poco más fácil, a otros un poco más difícil, sobre todo a aquellos que aún tiene reproches con sus padres o con otros.

              Les cuento una historia más de Israel. Había un participante de un curso que venía de Alemania. Su padre era sobreviviente de Buchenwald. Entonces ubiqué a las víctimas que allí murieron y al padre. Las víctimas tenían miedo de él.

              Después coloqué a dos representantes para los perpetradores. El representante del padre fue hacia los perpetradores. En su energía él también era un perpetrador. El cliente siempre se presentó como una víctima, aquí, sin embargo, se escondió detrás de las víctimas. También él tenía la energía del perpetrador. Cuando esto salió a la luz decidí interrumpir.

              No podemos trabajar con nadie mientras él se presente como una víctima. Mientras alguien se presenta como víctima él es agresivo con los demás. El hace que aquellos que quieren ayudarlo también sean agresivos.

              Muchos chicos que están en asilos levantan acusaciones contra sus padres. Dicen: "Si ellos hubiesen sido distintos, yo hubiese sido distinto".

              Una vez tomé parte en un ejercicio. Alguien dibujó cuadrados en el piso, tres cuadrados superpuestos. El primer cuadrado representaba a los padres ideales. Yo me puse en el primer cuadrado y se me preguntó cómo se sentía tener padres ideales. Después me situé en el cuadrado siguiente. Él representaba a los peores padres que pueden existir. Otra vez fui interrogado que se sentía. Luego pasé al tercer cuadrado. Él representaba a mis padres tal como ellos fueron. Nuevamente se me preguntó qué se sentía.

              ¿Cuál fue el resultado? En los tres me sentí igual. ¿Qué muestra esto? Todos tienen las mismas oportunidades si así lo desean.

              Al hijo del sobreviviente de Buchenwald le conté la misma que les acabo de relatar. Más tarde él me vino a ver completamente cambiado. Él dijo: “Ahora lo entendí”. Él fue hacia uno de los organizadores y dijo: “Acabo de abandonar mi existencia como víctima”. Él renunció a presentarse como víctima y esperar y reclamar compasión.

              Algunos que estuvieron en asilos o fueron adoptados hacen una profesión de recriminar a los demás. Cuando consiguen trascender esta situación pueden decir: “Sí, así fueron mis padres. Ellos están bien para mí. Yo recibí todo lo que necesito. Otros me ayudaron y ahora yo lo aprovecho”. Entonces ellos estarán libres. Pueden dejar ese pasado detrás de sí y mirar hacia delante.

 

Ejercicio: Tú y yo

Hago con ustedes un pequeño ejercicio. Pueden cerrar los ojos.

              Ahora pueden recorrer vuestra vida y pensar en todas las personas con la que están enojados. Los ponen uno al lado del otro: aquellos que les han hecho algo a ustedes y aquellos a quienes ustedes les han hecho algo, tanto unos como otros.

              Se dirigen a cada uno de ellos. Los miran a los ojos y dicen: “Yo soy como tú, exactamente como tú". Sienten lo que sucede en vuestra alma cuando lo dicen y pasan al siguiente: “Yo soy como tú, tú eres como yo”. Y luego al siguiente. Lo miran a los ojos y abren el corazón. "Yo soy como tú, tú eres como yo".

Después de un rato: Cuando hayan terminado, junto con ellos miren al horizonte. 

Nuevamente después de un rato: Todavía está oscuro y la luz permanece oculta. Juntos se inclinan ante esta luz oculta.

 

 

 

 

Humildad

Hace mucho tiempo viajé en Israel al lago de Genesaret, al lugar donde Jesús dio el Sermón de la Montaña. Un sitio maravilloso, silencioso, tranquilo. Allí él dijo: "Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios". Y él dijo: "Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen". Y "Mi padre celestial hace brillar el sol sobre buenos y malos y caer la lluvia sobre justos y pecadores". Todos lo conocemos.

              Cuando regresamos yo pensé: ¿qué sucede en un alma que se abre a esto? ¿Qué significa exactamente? Si hurgamos dentro del alma, si alguien lo logra ¿qué es lo que sucede allí?

            Entonces me apareció una frase: "Amor significa reconocer que ante algo más grande todos son iguales a mí". Humildad significa lo mismo, perdonar y olvidar también: Reconocer que ante algo más grande todos son iguales a mí.